Català | Castellano | English | Deutsch   sábado, 20 de julio de 2019

Inicio |  |  
       
 
menú
Información Corporativa
 
Servicios Médicos
 
Nuestro Hospital
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Actividad profesional
 
 
 
 
 
 
contacte con
la Policlínica
Teléfonos directos
Seleccione el número al que desea llamar
 
 
 
 
 
 
Servicio de Cardiología, Información pacientes.  Volver
 
 
Quiénes somos qué hacemos DÓNDE ESTAMOS Información
PACIENTes
Noticias Enlaces de interés Información profesionales CONTACTO

Enfermedades cardiovasculares y pruebas cardiológicas:

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?
Dolor torácico
Disnea
Soplo cardíaco
Síncopes / Pérdida del conocimiento
Arritmias
Hipertensión arterial
Alteraciones del Electrocardiograma (ECG)
Infarto / Angina de pecho
Pericarditis
Insuficiencia cardiaca
Lesiones valvulares
Cirugía Cardiaca
¿Qué es la Rehabilitación cardiaca?
Cardiopatías hereditarias y Miocardiopatías.
Miocardiopatía hipertrófica

Pruebas cardiológicas más habituales:

Electrocardiograma (ECG)
Ecocardiograma Doppler color y eco de estrés
Ecocardiograma transesofágico
Prueba de esfuerzo
Electrocardiograma ambulatorio (Holter ECG de 24 horas)
Holter de presión arterial de 24 horas (MAPA o SACTA)
Test de basculación (“Tilt test”)
Resonancia Magnética Cardiaca
TAC multidetector
Cateterismo cardiaco, Coronariografía y Cardiología invasiva
Estudio electrofisiológico
Ablación por radiofrecuencia
Cardioversión eléctrica
Implantación de marcapasos definitivo
Implantación de desfibrilador (DAI)
Test de flecainida

Dietas para pacientes:

Dieta cardiosaludable y para bajar el colesterol
Dieta para hipertensión arterial
Dieta para bajar el ácido úrico
Dieta de 1250 calorías
Dieta de 1350 calorías

 


¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?:

Son las enfermedades que afectan al corazón y a todos los vasos sanguíneos del organismo. En nuestro país son causa del 39% de todas las muertes que se producen cada año. De éstas, la enfermedad más frecuente es la enfermedad coronaria que es la que se produce en los vasos que dan la sangre al corazón. La sangre llega a todos los órganos de nuestro cuerpo a través de los vasos sanguíneos. Las arterias llevan el oxígeno y los nutrientes. Las venas recogen las sustancias que el organismo desecha. La arteriosclerosis es una enfermedad que produce estrechamiento de las arterias, pudiendo llegar a obstruirlas. Cuando esto ocurre en las arterias coronarias (las que dan la sangre al corazón), se puede producir un infarto de miocardio. El infarto de miocardio es la muerte de un trozo del corazón por falta de riego sanguíneo. La angina de pecho es también una falta de riego, pero sin que llegue a producirse muerte de tejidos (como ocurre en el infarto). Habitualmente en la angina de pecho las arterias coronarias están estrechadas, pero no llegan a obstruirse completamente.

Dolor torácico: El dolor torácico puede ser tipo opresión, punzante, etc. Para descartar un origen cardíaco se realizará una visita con un interrogatorio dirigido a valorar tanto las características y el tipo de dolor torácico como las causas desencadenantes y cómo cede, así como los factores de riesgo cardiovascular (tabaquismo, HTA, diabetes, colesterol, antecedentes familiares, etc). Esto ya nos dará una idea del posible origen del dolor. Para completar el estudio se realiza un ECG, una prueba de esfuerzo para intentar reproducir los síntomas y una ecocardiografía-Doppler para descartar otras causas.

Disnea: El ahogo o disnea de esfuerzo puede tener un origen cardiaco (insuficiencia cardiaca, equivalente de angina de pecho, etc) o ser de otro origen (respiratorio, anemia, etc). Por dicho motivo se realizan diversas pruebas diagnósticas, principalmente la ecocardiografía-Doppler y la prueba de esfuerzo, así como una analítica general completa.

Soplo cardíaco: Es un ruido anormal del corazón que se detecta durante la exploración física (en la auscultación). En ocasiones no se asocia a ningún síntoma y es un descubrimiento casual en una revisión de rutina. Puede ser funcional (inocente o inofensivo) o secundario a una cardiopatía. Por ello es importante además de la historia clínica y el ECG, la realización de una ecocardiografía-Doppler que descarte cardiopatía estructural.

Síncopes / Pérdida del conocimiento: La pérdida de conocimiento puede tener causas muy diversas, la mayor parte de las veces es neuromediado o vasovagal (bajada de la presión arterial y/o de la frecuencia cardiaca, por anomalías en el funcionamiento del sistema nervioso autónomo) y, por lo tanto, benigno, pero es obligado siempre descartar una causa orgánica cardiaca o arrítmica.

Se realizará una visita con un interrogatorio dirigido a orientar la causa de la pérdida de conocimiento. Además se realizarán un ECG, un ecocardiografía-Doppler para descartar una causa estructural, un holter 24h para descartar arritmias, y en ocasiones también una prueba de esfuerzo.

Arritmias: Las palpitaciones/taquicardias suelen ser la mayoría benignas aunque sintomáticas, o bien tener una causa orgánica y por lo tanto tratables. Se realiza visita dirigida con ECG, ecocardiografía-Doppler para descartar cardiopatía estructural, Holter de 24 horas y prueba de esfuerzo en ocasiones. En función de los hallazgos, se amplia el estudio con otras pruebas, especialmente el estudio electrofisiológico.

Hipertensión arterial: La hipertensión arterial (HTA) es hoy en día uno de los problemas de salud crónicos más frecuentes en el mundo occidental. En España se calcula que padecen HTA uno de cada cuatro adultos, es decir, aproximadamente siete millones de personas.

Se define como una presión arterial sistólica (alta) de 140 mmHg o superior y / o una presión diastólica (baja) de 90 mmHg o superior.


La hipertensión es una enfermedad asintomática, es decir, no presenta síntomas. No obstante, el tener cifras de presión arterial elevadas, aunque en la mayoría de los casos no produce ningún tipo de molestias, conlleva un aumento del riesgo de arteriosclerosis y si no se controla puede cursar con complicaciones a medio/largo plazo graves. Uno de los principales problemas de la HTA es que al no producir molestias es difícil concienciar a la gente de la importancia que tiene y de la necesidad de tomar tratamiento médico.

En ocasiones, la HTA produce dolor de cabeza y puede ser causa de complicaciones agudas importantes como la crisis hipertensiva.

En la valoración inicial de la HTA se realizarán una serie de exploraciones con el objetivo de descartar posibles causas secundarias, y por lo tanto tratables, y para ver las consecuencias de la HTA sobre los distintos órganos: Analítica dirigida a descartar causas secundarias de HTA, Ecocardiografía-Doppler, en ocasiones Prueba de esfuerzo para ver respuesta de la PA al ejercicio, Eco-Doppler abdominal para ver el tamaño de los riñones y el flujo en las arterias renales (en ocasiones, además se precisará un angio-TAC), Fondo de ojo si existe repercusión de la HTA en los pequeños vasos, y opcionalmente se hará un MAPA de 24 horas para el diagnóstico y control de las cifras de PA.

Posteriormente se realizarán controles sucesivos del tratamiento médico y ecocardiográficos.

Existe una clara relación entre la HTA no controlada (junto con la hipercolesterolemia, el tabaco y la diabetes) y la incidencia de la enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular (AVC), insuficiencia cardiaca congestiva, insuficiencia renal y enfermedad vascular periférica.
En la mayoría de pacientes, la causa de la hipertensión arterial es desconocida. Existen una serie de factores que nos provocarán una mayor predisposición a padecer HTA, como son:

· Factores no modificables (Herencia genética): Sexo, Edad, Raza.
· Factores modificables: Sedentarismo, Obesidad, Fármacos y drogas, Carga emocional y Factores dietéticos.

 

En cuanto al tratamiento, en primer lugar es aconsejable modificar nuestros hábitos de vida:

· Reducción de peso, si existe sobrepeso
· Aumento de la actividad física
· Reducir el consumo de sal en la dieta, evitando los alimentos preparados y conservas
· Disminución del estrés. Se aconsejan técnicas de relajación
· Abandonar el tabaco.
· Reducir la ingesta de grasa saturada y colesterol. Se deben sustituir los alimentos ricos en grasas saturadas (animales) por las de los pescados

Y además en la mayoría de casos se necesitará un tratamiento farmacológico específico e individualizado para cada paciente.

Alteraciones del ECG: El ECG es un registro de la actividad eléctrica del corazón que suele ser una prueba de rutina en toda revisión cardiológica básica. Si existe alguna alteración del trazado es conveniente descartar si se trata de una variante de la normalidad o es secundaria a una patología cardiaca. Para ello se realizará una ecocardiografía- Doppler y dependiendo del tipo de alteración se realiza también una prueba de esfuerzo.

Infarto / Angina de pecho: El paciente sufre dolor torácico opresivo de esfuerzo, ocasionalmente irradiado a brazo izquierdo, mandíbula o espalda, y que cede la mayoría de veces con el reposo. Suele durar menos de 30 minutos. Ocasionalmente se puede acompañar de sudoración y náuseas.

La causa suele ser una obstrucción de una o varias arterias coronarias. Para establecer el diagnóstico se realiza una visita cardiológica (se realizará especial énfasis en conocer las características y desencadenantes del dolor, así como en los factores de riesgo cardiovascular conocidos: tabaquismo, hipertensión, diabetes, colesterol, antecedentes familiares, etc) con ECG, ecocardiograma y una prueba de esfuerzo en la mayoría de ocasiones, para intentar reproducir los síntomas e intentar localizar la arteria culpable.

En función del resultado de estas exploraciones se valorará la necesidad de realizar otras (estudios de perfusión miocárdica, cateterismo cardiaco, resonancia cardiaca, TAC de arterias coronarias, etc).

Pericarditis: Consiste en una inflamación de la membrana que envuelve al corazón, llamada pericardio, que la mayoría de la veces es de causa vírica, sigue un curso benigno y tiene un pronóstico excelente.

La enfermedad se manifiesta como dolor torácico punzante u opresivo, característicamente aumenta con la inspiración y cambia con la postura. Puede acompañarse de fiebre y cuadro gripal previo. Para el diagnóstico se realizará una visita con un interrogatorio dirigido a valorar tanto las características y el tipo de dolor torácico, y auscultación dirigida a buscar un sonido característico llamado "roce pericárdico". Además se realizará un ECG y una ecocardiografía-Doppler para descartar derrame pericárdico (líquido alrededor del corazón consecuencia de la inflamación).

El tratamiento es antiinflamatorios a dosis altas.

Insuficiencia cardiaca: La insuficiencia cardiaca es un fallo de la función de bomba del corazón que puede tener múltiples causas y que tiene como síntomas principales el ahogo o fatiga de esfuerzo y los edemas en extremidades inferiores. La manifestación más grave es el edema pulmonar (encharcamiento de los pulmones).

En esta patología es muy importante diagnosticar la causa y establecer un tratamiento adecuado para evitar ingresos y descompensaciones. Por dicho motivo se realizan diversas pruebas diagnósticas, principalmente la ecocardiografía-Doppler y la prueba de esfuerzo, así como una analítica general completa. Es muy importante un seguimiento exhaustivo.

Lesiones valvulares: La afectación de las válvulas cardíacas se puede presentar sin síntomas o como ahogo de esfuerzo, dolor torácico, palpitaciones, etc. En la exploración física se detecta un soplo cardiaco y el diagnóstico se realiza mediante ecocardiografía- Doppler. El tratamiento puede ser farmacológico o quirúrgico, y se establece según la severidad de la afectación valvular y los síntomas del paciente. Por dicho motivo es muy importante un seguimiento exhaustivo.

En la mayoría de lesiones valvulares importantes es necesario prevenir infecciones de la válvula (endocarditis), la mayor parte de ellas en relación a procedimientos dentarios (extracciones, higiene bucal,…) por lo que previamente a estos se deberá administrar una dosis única de antibiótico.

Cirugía Cardiaca: La indicación de una cirugía cardiaca viene determinada la mayoría de las veces por problemas en las arterias coronarias o en las válvulas cardíacas. Ver página web de cirugía cardiaca.




¿Qué es la Rehabilitación cardiaca?:

Es uno de los tratamientos que debe realizar una persona que haya padecido una enfermedad del corazón. Este tratamiento no elimina otros tratamientos como los medicamentos y las operaciones (angioplastia o cirugía). El mayor beneficio de la Rehabilitación Cardiaca se ha demostrado en las enfermedades de las arterias coronarias (angina de pecho e infarto de miocardio). Los pacientes que hacen Rehabilitación Cardiaca deben cambiar sus hábitos de vida:

• Realizando más actividad física cotidiana,

• Cambiando la conducta habitual para controlar el estrés,

• Realizando cambios en la alimentación:

- Consumiendo mayor cantidad de verduras, legumbres, pescado y fruta,

- Evitando comidas copiosas y grasas de origen animal,

- Realizando comidas con poca sal.

• Controlando los factores de riesgo.

A esto se llama realizar una Vida Cardiosaludable. El objetivo es prevenir nuevos ataques del corazón o hacer que la enfermedad avance más lentamente, consiguiendo una mejor calidad de vida a nivel de actividad física, relaciones familiares, sociales, estado de ánimo y una reincorporación más fácil al trabajo.

Cardiopatías hereditarias y Miocardiopatías:

En los últimos años la genética ha ido tomando un papel cada vez más importante en el progreso de las ciencias médicas. La Cardiología ha incorporado progresivamente los nuevos avances de la biología molecular y la genética, lo que ha permitido conocer en pocos años numerosos genes causantes de enfermedades cardiacas. Existen múltiples cardiopatías genéticamente determinadas que pueden predisponer a la aparición de arritmias y de muerte súbita.

¿Qué enfermedades del corazón son hereditarias?

Las miocardiopatías familiares (hipertrófica, dilatada, restrictiva, arritmogénica de ventrículo derecho, no compactada y otras) y las canalopatías (síndrome de QT largo, síndrome de Brugada, trastornos primarios de conducción y otras), tienen muchos puntos en común que justifican su abordaje conjunto. Todas ellas son enfermedades familiares de causa genética (habitualmente afectan un solo gen), susceptibles por ello de diagnóstico genético. Estas características implican que el adecuado manejo de estas enfermedades requiera unas herramientas específicas, experiencia amplia, y un abordaje multidisciplinar básico-clínico. Todas estas enfermedades son además causa importante de muerte súbita. De hecho, engloban la mayor parte de las causas de muerte súbita en individuos jóvenes.

¿Qué son las miocardiopatías?

Las Miocardiopatías son enfermedades en las que el músculo del corazón es anormal en ausencia de una causa aparente. Hay 3 tipos principales de miocardiopatías: Hipertrófica, Dilatada, y Arritmogénica de Ventrículo Derecho (MAVD). La más frecuente de todas, con diferencia, es la Miocardiopatía Hipertrófica (MH).

Miocardiopatía hipertrófica:

Se estima que aproximadamente 1 de cada 500 individuos padecen esta enfermedad. Su característica principal es la presencia de un engrosamiento anormal del músculo cardiaco. El músculo cardiaco puede engrosarse en algunos individuos como consecuencia de la hipertensión arterial o un entrenamiento físico prolongado (atletas). En la MH, en cambio, el engrosamiento muscular es más exagerado habitualmente y aparece en ausencia de una causa determinada. Además, el examen microscópico del músculo cardiaco demuestra que éste es anormal.

En la gran mayoría de los casos la enfermedad es heredada. En las familias afectadas la enfermedad habitualmente se transmite de padres a hijos sin saltar generaciones. Cada hijo o hija de una persona afectada tiene un 50% de posibilidades de heredar la enfermedad. La enfermedad suele desarrollarse durante la adolescencia.

¿Qué síntomas causa la Miocardiopatía Hipertrófica?

No hay ningún síntoma o dolencia particular que sea único de la MH. Muchos pacientes no tienen ningún síntoma. Los síntomas más frecuentes son: falta de aire, dolor en el pecho, palpitaciones, mareo y pérdida de conciencia.

¿Cómo se diagnostica la Miocardiopatía Hipertrófica?

La MH puede ser sospechada por los síntomas, un soplo o un ECG anormal. Actualmente el diagnóstico se consigue tras la realización de un ecocardiograma. Pueden ser necesarias otras pruebas encaminadas a la valoración de los síntomas, valoración del riesgo de complicaciones, en especial el riesgo de muerte súbita, y seleccionar el tratamiento más idóneo: prueba de esfuerzo, Holter ECG de 24 horas, cardio-resonancia magnética, cateterismo, estudio electrofisiológico, etc.

Estudio Familiar:

La mayoría de los pacientes con MH tienen al menos un familiar de primer grado afectado, es decir, padre o madre, hermano o hermana, o hijos. Cuando una persona es diagnosticada de MH es recomendable realizar una valoración a todos los familiares de primer grado para descartar la enfermedad. Es importante recordar que la MH puede estar presente a pesar de no tener síntomas. La evaluación incluye un ECG y un Ecocardiograma.

¿Cuál es su tratamiento y pronóstico?:

El tratamiento tiene como objetivo mejorar los síntomas y prevenir las complicaciones. A pesar de que esta enfermedad no es curable, hay muchas formas de tratamiento disponibles, las cuales suelen aliviar los síntomas. Muchas personas no requieren tratamiento. Depende en ocasiones de la presencia o ausencia de obstrucción en el ventrículo izquierdo, y en tal caso lo más frecuente es que se necesiten fármacos (betabloqueantes, verapamil, disopiramida) o en menor medida tratamientos más agresivos como la implantación de marcapasos, la ablación septal con alcohol, o la cirugía cardiaca (miectomía). También se pueden precisar otros fármacos (antiarrítmicos, antiagregantes, anticoagulantes, etc) si aparecen complicaciones relacionada con la enfermedad.

A pesar de que la muerte súbita es la complicación más temida de la MH, es un fenómeno relativamente infrecuente y puede ser prevenida en la mayoría de los pacientes. La mayoría de los pacientes que están en riesgo pueden ser identificados por medio de pruebas sencillas y no agresivas, como son un Holter, una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma. En los pacientes que tienen un riesgo elevado de muerte súbita se recomienda habitualmente la implantación de un Desfibrilador Automático Implantable (DAI). La elección del tratamiento más oportuno requiere de una valoración cautelosa y debe ser individualizada.

¿Qué puedo hacer en mi vida cotidiana?

Para la mayoría de pacientes, el hecho de padecer una miocardiopatía, no interferirá en su calidad de vida. Deberá seguir revisiones por un cardiólogo y seguir una serie de consejos generales. En la mayoría se recomendará evitar esfuerzos físicos competitivos o esfuerzos extenuantes, evitar el sobrepeso y seguir una dieta y unos hábitos cardiosaludables.

¿Cuáles son los síntomas de alarma?

Pérdida de conciencia repentina, episodios de palpitaciones rápidas, aparición de dolor en el centro del pecho, y fatiga ó falta de aire inexplicada. En caso de que presente alguno de estos síntomas se aconseja acudir a su médico lo antes posible.

Pruebas cardiológicas más habituales:

Electrocardiograma (ECG):

Es una prueba sencilla que no produce ninguna molestia y no tiene ningún riesgo para el paciente. Es muy útil para el diagnóstico de varias afecciones.

El electrocardiograma registra en papel los cambios que ocurren en las pequeñas corrientes eléctricas que se producen en el corazón con cada latido. Las alteraciones en el trazado son imprescindibles para el análisis de las arritmias y muy útiles en los episodios agudos de enfermedad coronaria como el infarto de miocardio. En algunas situaciones, además de la información obtenida en el electrocardiograma, los médicos recurren a otras técnicas de imagen.

¿Cómo se realiza?: La enfermera conecta los cables del electrocardiógrafo a la piel por medio de adhesivos o ventosas (electrodos) sujetas a los tobillos, muñecas y pecho del paciente. De esta forma se recoge el mismo impulso eléctrico desde diferentes posiciones.

El electrocardiograma no produce ninguna molestia. La persona debe permanecer tumbada, relajada, sin hablar, con un ritmo respiratorio normal y con los brazos y las piernas inmóviles.




Ecocardiograma:

El ecocardiograma es una prueba diagnóstica fundamental porque ofrece una imagen en movimiento del corazón. Mediante ultrasonidos, la ecocardiografía aporta información acerca de la forma, el tamaño y la fuerza del corazón, el movimiento y grosor de sus paredes y el funcionamiento de sus válvulas. Se aplica un gel conductor sobre el pecho del paciente. En esta zona se coloca un pequeño dispositivo que transmite la imagen del corazón a la pantalla. La prueba suele durar entre 10 y 20 minutos. Es totalmente inocua y no causa ninguna molestia.

Existe otra prueba basada en ecocardiografía, más específica, denominada Ecocardiograma de estrés, que se realiza en casos seleccionados, como estudio de isquemia coronaria habitualmente. Esta prueba consiste en visualizar el corazón con ultrasonidos mientras se administra una medicación (dobutamina o dipiridamol) que hace que el corazón trabaje con más rapidez e intensidad. Para ello estará tumbado en una camilla, se le habrá colocado un suero ("gotero") en el brazo, electrodos para ver el electrocardiograma y un manguito para la toma de la presión arterial. Se le realizarán varias ecografías mientras se le administra el fármaco (dobutamina ó dipiridamol) a través del "gotero". En ocasiones se precisa la adición de un contraste para visualizar mejor el corazón. Puede notar sensación de hormigueo facial, calor, mareo, fatiga ó palpitaciones durante algunos segundos. También puede aparecer dolor torácico. La duración aproximada del estudio será de 30-45 minutos. Aunque también pueden aparecer otras complicaciones más graves (arritmias, shock, infarto) éstas son excepcionales.

Ecocardiograma transesofágico:

¿En qué consiste la prueba?

Consiste en visualizar el corazón y las válvulas cardíacas por medio de los ultrasonidos, con una sonda colocada en el esófago.

¿Cómo debo prepararme para la prueba?

Es necesario no haber ingerido alimentos sólidos ni líquidos en las 4-6 horas previas a la prueba. Tampoco debe haber tomado ninguna medicación oral en ese período de tiempo. Es preferible que venga acompañado por un familiar ó amigo. Si tiene dentadura postiza deberá quitársela en el momento de realizar la prueba.

¿Cómo me realizarán la prueba?

Una vez en la sala de exploración puede que se le aplique un spray anestésico para la garganta, y se tumbará sobre una camilla. Es posible que además, se le coloque un comprimido debajo de la lengua (normalmente diazepam o similar) ó se le inyecte una medicación con efecto sedante (midazolam o similar) en una vena del brazo. A continuación el cardiólogo colocará la sonda dentro de su boca y le pedirá que trague para introducirla en el esófago, lo que puede provocar náuseas que desaparecerán una vez que la sonda está dentro. Posteriormente se realizará el estudio, no debiendo tragar saliva durante todo ese tiempo (se le colocará una toalla para que expulse la saliva que se le pueda acumular en la boca). En ocasiones se precisa la adición de un contraste durante el estudio para visualizar mejor el corazón. El anestésico de la garganta puede producir tos y resultar algo amargo. Al sacar la sonda es conveniente toser para sacar las flemas que se hayan podido retener. La duración aproximada del estudio será 15-20 minutos. Aunque pueden aparecer otras complicaciones más graves (arritmias, hipoxia, dolor torácico, perforación esofágica) éstas son excepcionales

Prueba de Esfuerzo:

1. ¿Qué es?

Es una prueba no invasiva con fines diagnósticos o pronósticos para pacientes con enfermedades del corazón o con sospecha de ella. También sirve para excluir algunos diagnósticos cardiológicos.

2. ¿Para qué sirve?

Permite comprobar la respuesta del corazón al ejercicio físico controlado. Se utiliza asimismo para valorar la aparición de síntomas o arritmias inducidas por el ejercicio, evaluación de la capacidad funcional, respuesta de la presión arterial, y para el diagnóstico de isquemia cardiaca o para valorar su pronóstico.

3. ¿Cómo se realiza?

Se realiza caminando por una cinta rodante, aumentado la velocidad y/o la pendiente progresivamente. Durante la exploración se controla la presión arterial, la frecuencia cardiaca y el electrocardiograma, para analizar sus variaciones. La prueba se suspende si aparecen síntomas o signos alarmantes. Generalmente hay un aumento progresivo de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca. Suele terminarse la prueba por cansancio muscular, dolores en las piernas o fatiga, que desaparecen o se alivian al cesar el esfuerzo. Puede haber cambios en el electrocardiograma que no implican ningún riesgo.

4. ¿Qué riesgos tiene?

Riesgos frecuentes: pueden haber síntomas irrelevantes como palpitaciones, mareo o cansancio y/o calambres en las piernas. También puede haber aumento o disminución de la presión arterial.

Riesgos infrecuentes: dolor torácico anginoso, síncope o arritmias ventriculares, que implican la terminación de la prueba. Es excepcional que una complicación deje secuelas.

En ciertos casos de enfermedad coronaria importante pudieran presentarse trastornos del ritmo cardíaco graves, síncope y muy ocasionalmente infarto de miocardio o insuficiencia cardiaca; el riesgo de muerte es excepcional (1 por 10.000).

En ocasiones se complementa la prueba de esfuerzo con el estudio de perfusión miocárdica mediante técnicas de medicina nuclear. El paciente recibe una inyección con marcadores radiactivos (MIBI) que facilita determinada información al cardiólogo. La dosis es tan débil que no supone ningún peligro. Con esta prueba se obtiene información sobre la forma y contracción del ventrículo y la irrigación sanguínea al músculo cardiaco. Se realiza habitualmente en 2 días, tras reposo y tras una prueba de esfuerzo, comparando las imágenes de perfusión miocárdica tras las 2 situaciones, y así permite detectar las zonas con insuficiente o nulo riego sanguíneo.


Electrocardiograma ambulatorio (Holter ECG de 24 horas): Consiste en registrar la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas. Se colocan unos electrodos en la piel (para registrar un ECG) que se llevarán durante 24 horas junto con una grabadora pequeña. De esta manera se pueden detectar aquellas alteraciones del ritmo cardíaco que ocurren de forma intermitente.

Holter de presión arterial de 24 horas (MAPA o SACTA): Consiste en llevar un pequeño dispositivo portátil junto con un manguito de presión en el brazo y unos electrodos pegados a la piel, para registrar la presión arterial y pulso durante 24 horas. Se utiliza para el estudio de la hipertensión arterial y monitorización de la respuesta al tratamiento.

Test de Basculación (“Tilt test”):

Es una prueba diagnóstica para pacientes que han tenido pérdida de conciencia (síncope) o sospecha de ella. Nos permite desencadenar episodios vasovagales en pacientes predispuestos y, es actualmente, la prueba más rentable para el diagnóstico del síncope neuromediado.

Existen varios protocolos en cuanto a la angulación, tiempo de basculación o uso de diferentes fármacos para provocación, siendo lo más utilizado el empleo de isoproterenol intravenoso o nitroglicerina sublingual.

Es una prueba sencilla y útil. La exploración comienza realizando un ECG y en ocasiones dando un masaje en el cuello. Posteriormente se coloca la camilla inclinada a 60-70 grados y así se permanece durante 20 minutos. Si no se ha reproducido el mareo se administrará un suero con isoproterenol o se aplica un spray debajo de la lengua (según el protocolo aplicado, que depende del médico realizador de la prueba) y se esperará otros 20 minutos. El objetivo de la prueba es reproducir el mareo observando el electrocardiograma y la tensión en ese momento.

Riesgos y complicaciones: Algunas veces puede quedarse durante algunos segundos sin latido cardiaco (denominado pausa sinusal o asistolia), que no supone habitualmente ninguna consecuencia negativa posterior. Son excepcionales episodios de convulsiones, así como situaciones que precisen de masaje cardíaco.

Resonancia magnética cardiaca:

Permite obtener una imagen detallada del corazón, incluidas las cavidades y las válvulas.

Es una técnica de imagen para el estudio no invasivo de la función y estructura del sistema cardiovascular. Permite obtener una imagen detallada del corazón, incluidas las cavidades y las válvulas. Está indicada para el estudio anatómico y funcional de cardiopatías congénitas, el origen anómalo de las coronarias, estudio de miocardiopatías, estudio de viabilidad miocárdica, estudios de perfusión y estudios de función ventricular.

¿Cómo se realiza la resonancia magnética cardiaca?:

El estudio es indoloro y no emplea radiación. Durante el proceso, el paciente se encuentra acostado en el interior de la máquina de resonancia magnética, que es un tubo largo y estrecho, aproximadamente de un metro de diámetro y abierto por sus extremos.

Dentro del tubo, la persona está rodeada por un campo magnético que reacciona con los elementos magnéticos dentro del cuerpo y transmite una débil señal de radio. Ésta se recoge y se procesa en un ordenador, ofreciendo finalmente una imagen que puede visualizarse en la pantalla.

Desde la sala de control se observa al paciente permanentemente y se está en comunicación con él por medio de un interfono. A pesar de ello, existen algunas personas con claustrofobia, que no toleran estar en un espacio cerrado, y que por tanto no pueden beneficiarse de esta exploración. En el caso de realizar una resonancia magnética a niños pequeños, puede ser necesario efectuar una sedación ligera para que se pueda realizar adecuadamente la exploración.

Durante el procedimiento, el paciente deberá permanecer inmóvil. Posiblemente le pidan que contenga brevemente la respiración mientras se obtienen las imágenes del corazón.

El paciente no podrá someterse a este estudio si lleva implantado cualquiera de estos dispositivos: Marcapasos o desfribilador, clips o grapas para aneurisma cerebral, ciertas válvulas cardiacas artificiales, implantes cocleares (en el oído interno), stents vasculares viejos (no se incluyen los stents coronarios), articulaciones artificiales recientemente colocadas.

TAC multidetector: Es una técnica de imagen que utiliza un nuevo y sofisticado escáner que permite la visualización de la anatomía de las arterias coronarias de forma no invasiva, y por ello se ha denominado a la técnica como coronariografía no invasiva. Se requiere tan sólo una pequeña punción en una vena del antebrazo para inyectar contraste yodado. La exploración es segura y de corta duración.

Cateterismo cardiaco, Coronariografía y Cardiología invasiva: La coronariografía es la única técnica que permite definir con precisión el número y severidad de las obstrucciones coronarias, lo que es imprescindible para elegir el tratamiento adecuado, que a menudo puede realizarse durante el mismo procedimiento. Consiste en introducir un catéter (tubo fino) por la arteria femoral (en la ingle) o por la arteria radial (en el brazo) hasta el corazón, a través del cual se inyecta un contraste yodado para visualizar las arterias coronarias a Rayos X. El procedimiento se realiza con anestesia local sobre la zona inguinal o radial para evitar el dolor de la punción arterial. La manipulación del catéter no produce molestias y generalmente el paciente no nota nada.

Si se detecta una estrechez significativa o una oclusión de una arteria coronaria, puede repararse la lesión en el mismo procedimiento, introduciendo un catéter con un balón en la punta que se infla y desobstruye la arteria (angioplastia). En la mayoría de ocasiones se colocará asimismo en dicho lugar una malla metálica circular para mantener la arteria abierta (stent). El éxito de estas técnicas de intervención sobre las arterias coronarias explica que hoy se utilicen más frecuencia que la cirugía coronaria, salvo casos muy complejos o con enfermedad coronaria muy severa.

El cateterismo tiene un riesgo muy bajo de complicaciones, siendo la más frecuente la aparición de un hematoma en la zona de punción. Sin embargo, existe un mínimo riesgo de complicaciones más importantes y es por ello que esta prueba sólo debe realizarse cuando el especialista lo considere indicado.




Estudio electrofisiológico:

1. ¿Qué es?

Es una prueba diagnóstica para pacientes con enfermedades del corazón, o con sospecha de ellas, que tienen alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias).

2. ¿Para qué sirve?

Permite conocer el tipo y gravedad de las arritmias, el lugar del corazón donde se originan y los trastornos que producen. Sirve además para enfocar mejor el tratamiento que debe aplicarse.

3. ¿Cómo se realiza?

Se realiza estando el paciente en ayunas, consciente aunque ligeramente sedado, y tumbado. Se le aplica anestesia local en la zona de la piel donde se efectuará la punción (habitualmente en la ingle), para que la exploración no resulte dolorosa. A través de las venas o arterias de dichas zonas se introducen varios catéteres (cables muy finos, largos y flexibles), dirigiéndolos hasta el corazón mediante control por radioscopia. Los catéteres sirven para registrar permanentemente la actividad eléctrica del corazón desde su interior, pero también sirven como marcapasos cuando se conectan a un aparato estimulador externo. A veces es necesario administrar algún fármaco durante la prueba para precisar el diagnóstico de la arritmia. La duración del estudio es variable, debiendo permanecer después en cama varias horas.

4.¿Qué riesgos tiene?

Es habitual que note palpitaciones en muchos momentos del estudio, ya que son provocadas por los catéteres o por efecto de la medicación administrada. En ocasiones puede ser imprescindible recurrir a un choque eléctrico para resolver un problema súbito. La mayoría de las veces sólo habrá una leve molestia en la zona de punción, o la aparición de un hematoma que se reabsorberá casi siempre espontáneamente. Muy raras son otras complicaciones relacionadas con el procedimiento (flebitis, trombosis venosa o arterial, hemorragia que precise transfusión, perforación cardiaca con taponamiento, embolia pulmonar o sistémica), si bien algunas de ellas son graves y requieren actuación urgente; es excepcional el riesgo de muerte (1 por 3.000).

Ablación por radiofrecuencia:

1. ¿Qué es?

Es un tipo de tratamiento aplicable a pacientes que tienen determinadas alteraciones del ritmo del corazón (arritmias), diagnosticadas mediante un estudio electrofisiológico cardíaco.

2. ¿Para qué sirve?

Permite lesionar los focos productores de arritmias con una corriente de energía de bajo voltaje (radiofrecuencia), con objeto de eliminar dichas arritmias o sus consecuencias perjudiciales.

3. ¿Cómo se realiza?

Se realiza estando el paciente en ayunas, consciente aunque sedado, y tumbado. Se le aplica anestesia local en la zona de la piel donde se efectuará la punción (ingle, brazo o cuello), para que la exploración no resulte dolorosa. A través de las venas o arterias de dichas zonas se introducen varios catéteres (cables muy finos, largos y flexibles), dirigiéndolos hasta el corazón mediante control por radioscopia. Los catéteres sirven para registrar permanentemente la actividad eléctrica del corazón desde su interior, pero también sirven como marcapasos cuando se conectan a un aparato estimulador externo. Además, en este procedimiento lo que se intenta es producir una lesión similar a una quemadura (ablación) en los puntos causantes de la arritmia. La duración del procedimiento es variable, debiendo permanecer el paciente en cama varias horas después. Se consigue la supresión total de la arritmia o la mejoría de los síntomas en el 90% de los casos.

4. ¿Qué riesgos tiene?

Es habitual que note palpitaciones en muchos momentos del procedimiento, ya que son provocadas por los catéteres o por efecto de la medicación administrada, y no es infrecuente que note angina de pecho. En ocasiones puede ser imprescindible recurrir a un choque eléctrico para resolver un problema súbito; o por el contrario, colocar un marcapasos (permanente o transitorio) ante el bloqueo agudo de la conducción cardíaca. La mayoría de las veces sólo habrá una leve molestia en la zona de punción, o la aparición de un hematoma que se reabsorberá casi siempre espontáneamente. Muy raras son otras complicaciones relacionadas con el procedimiento (flebitis, trombosis venosa o arterial, hemorragia que precise transfusión, perforación cardiaca con taponamiento, embolia pulmonar o sistémica), si bien algunas de ellas son graves y requieren actuación urgente (1 por 100); es excepcional el riesgo de muerte (1-3 por 1.000).

Cardioversión eléctrica:

¿En qué consiste la prueba?

Es una forma de tratamiento para pacientes con determinadas alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias). Permite devolver al corazón su ritmo regular normal, suprimiendo la arritmia que tenía y sus consecuencias perjudiciales.

¿Cómo debo prepararme para la prueba?

Es necesario NO haber ingerido alimentos sólidos ni líquidos en las 6-8 horas previas a la prueba. Tampoco debe haber tomado ninguna medicación oral en ese período de tiempo. Es preferible que venga acompañado por un familiar ó amigo.

¿Cómo me realizarán la prueba?

Se realiza con sedación profunda durante 3-5 minutos, para que el paciente esté dormido durante el procedimiento y no sea doloroso, en una unidad debidamente equipada para ello. Tras extender un gel conductor a las paletas del aparato desfibrilador, se aplican éstas sobre el pecho y se suministran una ó varias descargas eléctricas intensas pero muy breves, para intentar la reversión de la arritmia, con un éxito aproximado del 80-90% de las ocasiones.

¿Qué riesgos tiene?

Puede producirse irritación e incluso leve quemadura en la zona de la piel donde se aplicó la descarga, en personas con pieles muy sensibles. La administración de hipnóticos, sedantes y/ó relajantes musculares raramente plantea problemas durante el despertar. Es muy raro un accidente embólico. Ocasionalmente pudieran presentarse otros trastornos del ritmo graves y súbitos que requieran un nuevo choque eléctrico inmediato, siendo excepcional la implantación urgente de un marcapasos provisional.

Implantación de marcapasos definitivo:

1. ¿Qué es?

Es una forma de tratamiento para pacientes con determinadas alteraciones del ritmo o de la conducción cardiaca (bloqueos). Consiste en colocar un generador interno de impulsos eléctricos y un cable-electrodo intravenoso e intracardiaco mediante una pequeña intervención quirúrgica.

2. ¿Para qué sirve?

Permite mantener un ritmo adecuado de las pulsaciones del corazón, adaptado a las necesidades específicas de cada paciente.

3. ¿Cómo se realiza?

El paciente permanecerá tumbado y consciente en todo momento. Se aplica anestesia local en el lugar elegido (bajo la clavícula) para que no tenga dolor. Se coloca debajo de la piel de dicha zona un pequeño aparato electrónico (generador) que producirá impulsos eléctricos, y se une a uno, dos o tres cables (electrodos), según los casos, muy finos y flexibles. Estos se introducen por una vena y se les hace avanzar hasta el corazón con control radioscópico. En ocasiones se precisa la adición de un contraste yodado para la punción de la vena subclavia. Una vez comprobado el correcto funcionamiento del marcapasos se cierra la herida de la piel con unos puntos de sutura. Después de la implantación el paciente deberá permanecer en reposo varias horas.

4. ¿Qué riesgos tiene?

Los riesgos son escasos y leves (molestias en la zona de implantación del generador, hematoma) y pocas veces son relevantes (neumotórax, hemorragia que precise transfusión). Muy raras son otras complicaciones relacionadas con el procedimiento (flebitis, trombosis venosa o intracardiaca, embolia pulmonar, sepsis, perforación cardiaca con taponamiento), si bien algunas de ellas son graves y requieren actuación urgente; el riesgo de muerte es excepcional (1-2 por 1.000).

Implantación de Desfibrilador (DAI):

1. ¿Qué es?

Es una forma de tratamiento para pacientes con determinadas alteraciones lentas o rápidas del ritmo cardíaco (arritmias). Consiste en colocar un generador interno de impulsos eléctricos y un cable-electrodo intravenoso e intracardiaco mediante una pequeña intervención quirúrgica.

2. ¿Para qué sirve?

Permite devolver al corazón su ritmo regular, suprimiendo la arritmia que tenía y sus consecuencias perjudiciales. Además, puede mantener un ritmo adecuado de las pulsaciones cardíacas, adaptado a las necesidades específicas del paciente.

3. ¿Cómo se realiza?

Se realiza habitualmente con anestesia local, precisando durante una parte del procedimiento una sedación profunda, estando el paciente tumbado. Se coloca generalmente debajo de la clavícula, un pequeño aparato electrónico (cardioversor-desfibrilador), y se une a uno, dos o tres cables (electrodos), según los casos, muy finos y flexibles. Éstos se introducen por una vena y se les hace avanzar hasta el corazón con control radioscópico. Se comprueba a continuación el correcto funcionamiento del aparato, provocando y haciendo desaparecer ciertas arritmias malignas (taquicardia o fibrilación ventricular), semejantes a las que padece el enfermo. Finalmente se cierra la herida de la piel con unos puntos de sutura. La duración del procedimiento es variable, debiendo permanecer el paciente en cama varias horas después.

4. ¿Qué riesgos tiene?

Es habitual que existan palpitaciones durante el procedimiento, ya que son provocadas por los catéteres. Previamente se le ha advertido que, para normalizar el ritmo cardíaco, el desfibrilador produce descargas eléctricas internas. Algunas de ellas, dependiendo de su potencia, pueden producir dolor instantáneo en el pecho, a veces intenso pero tolerable. Si esto le angustia, se le proporcionará medicación para calmar la ansiedad. La mayoría de las veces sólo habrá una leve molestia en la zona de implantación del generador, o la aparición de un hematoma que se reabsorberá casi siempre espontáneamente. Pocas veces ocurren otros hechos más relevantes (neumotórax, hemorragia que precise transfusión). Muy raras son otras complicaciones relacionadas con el procedimiento (flebitis, trombosis venosa o intracardiaca, embolia pulmonar, sepsis, perforación cardiaca con taponamiento), si bien algunas de ellas son graves y requieren actuación urgente; el riesgo de muerte está en torno al 1 por 100.

Test de Flecainida:

1. ¿Qué es?

Es una prueba diagnóstica para pacientes con sospecha de Síndrome de Brugada.

2.¿Para qué sirve?

Permite discriminar patrones electrocardiográficos con morfología dudosa para Síndrome de Brugada, principalmente en pacientes con algún familiar afecto o con antecedentes familiares de muerte súbita.

3.¿Cómo se realiza?

Se realiza con el paciente en ayunas y tumbado, controlando en todo momento la presión arterial y el electrocardiograma. Se inyecta en una vena una sustancia (flecainida) mediante una infusión de suero durante 10 minutos. Un cardiólogo comprueba en todo momento si se producen modificaciones en el ECG.

4.¿Qué riesgos tiene?

Pueden aparecer síntomas leves (vértigo, alteraciones visuales, cefalea, mareo, náuseas), que normalmente desaparecen pocos minutos después de terminar la prueba. En ciertos casos de enfermedad coronaria importante pudieran presentarse excepcionalmente trastornos del ritmo cardíaco graves, síncope y muy ocasionalmente infarto de miocardio; el riesgo de paro cardiaco por fibrilación ventricular es muy bajo (0,5%).

 

 
 
noticias.
 
 13/02/2015
Policlínica Miramar crea una APP para Urgencias
El Viernes día 13 de Febrero, Policlínica Miramar inicia una campaña de comunicación y promoción de su servicio de Urgencias. En ella anunciará la puesta a disposición de los usuarios de una ...
 
 20/10/2014
Alicia Ortiz Directora de enfermeria de Policlínica Miramar
Siguiendo con la política de la empresa de promoción interna de profesionales y búsqueda de la excelencia, la Dirección de Policlínica Miramar ha decidido nombrar a Alicia Ortiz, nueva Directora de ...
 
 16/09/2014
Presentación de la UNIDAD DE PRESERVACION DE CADERA de la Policlínica Miramar
El Sábado día 20 de Septiembre a las 12:00 Policlínica Miramar realizará la presención de la Unidad de Preservación de Cadera que liderará el prestigioso traumatólogo Luis Perez carro.Tras la ...
 
 
       
Policlinica Miramar 2006
Camino de la vileta, 30 - 07011 Palma de Mallorca - Teléfono 971 767000 - eMail: info@policlinicamiramar.com Aviso Legal | Política Privacidad | Créditos